Formadores >

Equipo de formadores

El equipo de formadores, por su identidad, finalidad y quehacer, estan llamados a formar una:

  • Comunidad de fe. Tienen que ser signo y expresión de la comunión eclesial, dando un testimonio de la fraternidad sacramental del presbiterio, que trabajan unidos por la formación de los futuros miembros del presbiterio, por eso se les exige que formen una auténtica comunidad de fe. 
  • Comunidad de vida. Tienen que constituir una unidad que exige en cada uno de ellos, una generosidad para acoger a los demás, de manera que cada uno se sienta respaldado y ayudado por los otros, para dar lo mejor de si y ayudar a que los otros también se entreguen.
  • Comunidad de servicio de la misión educativa. El hecho de realizar la acción educativa en sintonía con el seminarista, al que va dirigido, pide que todos ellos presenten un proyecto coherente y armónico, que sólo puede lograrse cuando se sienten miembros de una auténtica fraternidad apostólica al servicio del Seminario Menor.